Make your own free website on Tripod.com
REFLEXIONES PARA UN BUEN DÍA
Aprende a ser feliz

Home

Acerca de mí | Para compartir en familia | Palabras para los que esperan... | ¡Sea un buen líder! | Para recordar siempre | Aprende a ser feliz | Momentos de paz | Secretos de los triunfadores | Contácteme

118068.jpg

401018.jpg

LECCIONES ESCONDIDAS


Procura caminar sobre los guijarros sin dejar de admirar la belleza de sus
formas y deja a tus ojos el privilegio de contemplar el silencio del amanecer y la
gracia de las garzas al describir con sus alas los colores del atardecer.

Afina tus oídos para oír la débil voz de las hojas al caer sobre el camino y
anímate a seguir el ritmo de las olas al besar las rocas del serio acantilado.

Aprende de la naturaleza las lecciones escondidas en sutiles fragancias,
frágiles cartílagos, e insignificantes escarabajos.

Acepta los consejos de los hombres probos, aunque viejos, porque si bien la
razón ilumina, la experiencia es el lenguaje de todos los tiempos.

Esfuérzate por mantener tus manos limpias y tu corazón libre de
sobresaltos. Así, cuando llegues al ocaso, podrás salir al encuentro de tu Padre y
Creador sin sentir vergüenza de tu vida.

atardece.jpg

NO HAY MAYOR RIQUEZA QUE EL TRABAJO

¡Qué bellas y sabias son las abejas! Cuánta generosidad guardan en su
colmena. La miel que producen endulza las almas de los hombres. Como no hay
egoísmo entre ellas, la pureza habita en su panal. Las flores todas sonríen a su
paso. Trabajan sin horarios y no tienen la preocupación del tiempo y el salario.
Saben que es corta su vida y que deben producir el almíbar de los dioses.
Defienden su magna empresa aun a costa de morir. No temen que apaguen sus
vidas porque la muerte las sorprendería en su labor. A veces me avergüenzan.
Mientras yo me sumerjo en el piélago del tedio, ellas preparan alegremente su
alimento. Su diligencia humilla mi pereza. En su obediencia encuentran los
deleites de la libertad. Sin sumisión vencen la anarquía. Vuelan presurosas de flor
en flor y construyen en el yermo sus jardines. Diríase que los dioses al
condenarlas al trabajo les dan la oportunidad de ser felices. No existe la guerra
entre ellas porque construyen en unión. No conocen el odio, trabajan con amor.
No tienen sindicato, pues no hay explotación. No forman monopolios para tener la
satisfacción de compartir. No ambicionan el oro, porque sabias como son,
comprenden que no hay mayor riqueza que el trabajo. ¡Qué bellas y sabias son
las abejas! Satisfechas están de su labor. Su mayor interés es trabajar y al
compartir hallan su máximo esplendor.

efraguza@hotmail.com

118068.jpg

ORGANIZA TUS IDEAS Y APRENDE LA LECCIÓN DE TU FRACASO


Tu ceño fruncido me preocupa. Ya sé que tus deudas te angustian. La desesperación mina tus fuerzas. No creas que en mis bolsillos el dinero abunda. Simplemente, te ofrezco mi amistad y con ella mis ideas y experiencias. Si en la
primavera pasada me hubieras escuchado, no conocerías los rigores del invierno que te azota. Por eso todos tus amigos han huido. Aquel que te acompaña cuando todos se han ido es tu verdadero amigo. Recuerdo que tu dinero hacía reales tus sueños y hasta te permitía comprar hasta las conciencias. Entonces, en tu reinado efímero y en tu vanidad fugaz, no tenías tiempo para mí. Ahora estoy de nuevo a tu lado. Eres tan frágil como yo. No estás en el abismo sino en el
punto de partida, pero con la ventaja que concede la experiencia. Todos podemos saber hasta donde debemos elevarnos. La soberbia es el signo que indica la velocidad de la caída. Aspira a la grandeza mas no olvides la pequeñez de tu persona. En la cima son mayores los peligros. La envidia del mediocre dispara las saetas impregnadas por su mortal veneno. El egoísmo propio aumenta su estatura. Las pasiones atropellan cual búfalos en estampida. Los vicios derrochan el fruto del esfuerzo. Toda la obra construida en años, en segundos se desploma y la desesperación aumenta en proporción a su grandeza. Tronos, reyes e imperios en la soberbia hallaron la ruina merecida. Todos inclinan la cabeza ante el esfuerzo constante del sencillo.

Organiza tus ideas y aprende la lección de tu fracaso. Al caerte, muchos se te adelantaron, pero la carrera aún no ha terminado. En la meta tu guirnalda espera. Todo lo negativo del pasado y del presente, si lo deseas manejar inteligentemente, te servirá para alcanzar de nuevo cuanto anhelas. Ahora conoces la ruta que lleva al yermo de la angustia. Ahora sabes que la soberbia corroe la satisfacción del triunfo. No dejes que el error apague la llama del entusiasmo. Reflexiona serenamente y verás como el faro enciende de nuevo su luz. La tempestad cesa de inmediato y dueño nuevamente de tu barco podrás anclarlo en puerto seguro. No temas. Pronto las sombras serán vencidas porque es mayor tu deseo de vivir y de triunfar. En momentos difíciles, necesaria es la reflexión. De nuevo la opulencia construirá sus fortalezas en los desiertos que dejaron las equivocaciones si mantienes tu constancia y entusiasmo. Has caído, pero tienes la oportunidad de saber el valor de levantarte.



ALQUIMISTA

Tener, tocar
y convertir en oro
es sueño de Midas.
Demasiada ambición
en existencia
tan efímera.

Soñar con oro,
vivir por oro,
si este oro es metal...
¡Qué pesada existencia!

TRES COSAS


Tres cosas debes acrecentar cada día:
la Caridad, la Sabiduría y la Comprensión.

Tres cosas debes combatir:
la Envidia, la Pereza y la Violencia.

Tres cosas debes someter:
el Instinto, la Lengua y el Estómago.

Tres cosas debes respetar:
la Opinión ajena, la Ley y la voluntad de Dios.

Tres cosas debes agradecer:
la Salud, el Amor y el Trabajo.

Tres cosas debes buscar:
la Verdad, la Perfección y la Paz.

Tres cosas debes tener:
Responsabilidad, Confianza en ti mismo y el deseo de triunfar.

Tres cosas debes recordar:
Hoy es la única oportunidad.
El esfuerzo es la sombra del éxito.
En ti se halla la felicidad.

Tres cosas debes amar:
tu Familia, tu Patria y tu Dios.

Tres cosas te harán feliz:
Dar sin esperar recompensa.
Guardar el tesoro de la amistad.
Hacer cuanto deseas hagan contigo.

De Secretos de los triunfadores

ag00050_.gif

NO HAY MAYOR RIQUEZA QUE EL TRABAJO

¡Qué bellas y sabias son las abejas! Cuánta generosidad guardan en su
colmena. La miel que producen endulza las almas de los hombres. Como no hay
egoísmo entre ellas, la pureza habita en su panal. Las flores todas sonríen a su
paso. Trabajan sin horarios y no tienen la preocupación del tiempo y el salario.
Saben que es corta su vida y que deben producir el almíbar de los dioses.
Defienden su magna empresa aun a costa de morir. No temen que apaguen sus
vidas porque la muerte las sorprendería en su labor. A veces me avergüenzan.
Mientras yo me sumerjo en el piélago del tedio, ellas preparan alegremente su
alimento. Su diligencia humilla mi pereza. En su obediencia encuentran los
deleites de la libertad. Sin sumisión vencen la anarquía. Vuelan presurosas de flor
en flor y construyen en el yermo sus jardines. Diríase que los dioses al
condenarlas al trabajo les dan la oportunidad de ser felices. No existe la guerra
entre ellas porque construyen en unión. No conocen el odio, trabajan con amor.
No tienen sindicato, pues no hay explotación. No forman monopolios para tener la
satisfacción de compartir. No ambicionan el oro, porque sabias como son,
comprenden que no hay mayor riqueza que el trabajo. ¡Qué bellas y sabias son
las abejas! Satisfechas están de su labor. Su mayor interés es trabajar y al
compartir hallan su máximo esplendor.

TOLERANCIA


Si ser auténtico, sin pretensiones ni arrogancia y callar las cualidades propias, es humildad, aceptar y valorar las ajenas es propio de las almas magnánimas y tolerantes que desean la paz y comprenden que ésta es consecuencia de la equidad y la aceptación de los beneficios de la pluralidad.

La tolerancia tiene los abigarrados colores de un jardín florecido, la fuerza de la piedra y el hierro que dan forma al edificio, el silencio de la noche y el canto de la aurora, la esperanza del invierno y la alegría de las flores al irrumpir con sus colores y fragancias los caminos de la primavera, el fin de la muerte y el comienzo de la vida.

La tolerancia es cualidad que brota de la inteligencia de los hombres que desean, como dádiva del cielo, la paz.


PACIENCIA


Nada lograrás si no tienes en tu bolsa de valores la paciencia. Sin ella no disfrutarás de la levedad del amanecer que nos sorprende con sus trinos y gorjeos.

A las obras efímeras acompaña la impulsividad de sus autores; a las grandes, el dominio de la voluntad de sus creadores.

La más grande de las ceibas ha seguido un largo camino desde que era semilla. La creación entera es una prueba irrefutable de la paciencia de Dios y en las flores se aprecia su valor incalculable.

La placidez del espíritu y la firmeza de la voluntad son frutos de la paciencia y quienes la cultivan no serán arrasados por los torbellinos de la prisa.